Skip to content

Er Mollete, 1ª aproximación

18 noviembre 2008
by

Desayunar un mollete en una terracita andaluza se aproxima mucho a mi idea de felicidad, con mermelada de frutos rojos como éste de arriba, con manteca colorá o, simplemente, con un buen aceite de oliva chorreante… Y, el cúlmen de lo sublime con mollete: el bollito de pringá. Total, nuevo reto, ¿cómo se hacen los molletes?

El típico mollete de Antequera es un bollo más o menos redondo y aplanado, de origen claramente árabe. Se supone que hay que conseguir un pan de corteza fina, miga prieta pero ligera y sabor suave característico, elaborado con una masa ligeramente enriquecida, que debe cocerse en el horno algo menos de lo normal en otros panes, dejándolo blanquito para que acabe de coger color en la tostadora. Yo hice dos tandas, y probé a tostar más y menos. Las dos hornadas estaban buenas, con algunos peros que os explico después de la receta. Repetiré seguro, pero cambiando estas cosillas.
La receta la pillé de un post viejo de mundorecetas, la tenía hace tiempo esperando el día. Quería llevarle un pan “distinto” a un colega que es muy tiquismiquis, y no le molan los cestos pijos. Fué un acierto, le pasé un par de kilillos de harina y 4 molletes, y a cambio me fuí a mi casa doblado por el peso de distintas bolsas de origen variado y contenido sublime, que espero poder contaros convenientemente en próximas entradas.
– Ingredientes:
  • 600 g harina
  • 50 g aceite oliva
  • 300 g agua
  • 50 g de leche
  • 1 cda. sal
  • 1 cta. azúcar
  • 150 g masa madre
  • 5 g de levadura fesca

– Elaboración:

  • Hacer una masa de arranque con la levadura, 80 grs de harina y 50 ml de agua. Dejar reposar hasta que doble.
  • Mezclar esta masa de arranque con la masa madre y el resto de ingredientes. Amasar el conjunto hasta obtener una masa fina y consistente. Ponerla en on cuanco aceitado para una fermentación primaria de unas 2 horas.
  • Sacar, desgasificar y dividir en tantos trozos como molletes queramos. Yo tenía unos 1180 g de masa, redondeando a 1200 me salían 8 molletes de 150 g. Dar forma de pequeñas bolas, remetiendo por aquello de la tensión superficial, ponerlas sobre papel de horno y aplastarlas un poquillo.
  • Horno, con vapor, precalentado a 250ºC, 10 minutos, de 5 a 10 minutos más a 200ºC dependiendo del color que querais obtener al final.
-Errores o mejoras para futuros intentos:
  • Eliminar el aceite de oliva en la masa, el sabor en el pan es muy intenso, no es malo, pero no se da en el mollete auténtico. Probablemente doblaré la cantidad de leche (hasta 100 g) para obtener una masa más suave. Quizá incluso disminuya la harina un poco, aunque me quede una masa más pegajosa, en la formación del mollete se puede trabajar con más harina en la mesa para que quede en corteza.
  • Disminuir el tamaño de 150 a 100 g, me resultaron un pelín grandes de más.
  • Definitivamente, aplastarlos más, me quedaron unos bollos monísimos, pero muy altos para ser molletes.

Bueno, para ser un primer intento no estuvo mal. Y si no, preguntárselo al Rafa, que estaba canino y no me dejaba ni hacer fotos. Por cierto, QJ, este creo que es el segundo ser humano que aparece en el blog, al menos una parte 😀

Anuncios
15 comentarios leave one →
  1. Carmen permalink
    18 noviembre 2008 10:44 pm

    ¡super chulis!! Se nota que estaban buenos que tu niño iba a por todas :)))

    besitos

  2. QJones permalink
    18 noviembre 2008 10:45 pm

    Bueno, otra entrada antológica y espectacular, con un análisis de cirujano. Qué gusto.
    A mi chica le encantan los molletes, encharcaos en tomate y chorreando aceite, así que serán un must. Otro.
    Y alguna otra foto con mano sí que hay por ahí, así, de refilón.

  3. MÒNICA permalink
    19 noviembre 2008 7:41 am

    Así que molletes, pues no los conocía, a menos que por aquí tengan otro nombre…a saber. Y tampoco conocía los montaditos de pringá, que aunque no suena muy bien :), debe saber a gloria. Otra cosilla que me apunto. Estaré atenta a la 2ª aproximación.
    Un beso

  4. Pachi permalink
    19 noviembre 2008 8:01 am

    Me encantan los molletes!!! Mi desayuno de verano, en Huelva, siempre es un mollete ligeramente tostado con su aceite, su tomate y una cerveza (empezar bien el dia se llama…)

  5. salvia permalink
    19 noviembre 2008 8:01 am

    Bueno!! no serán los molletes auténticos (poco aplanados según dices) pero seguro que estaban bueníiiisimos porque sino esa mano no hubiera sido tan rápida…….. como siempre tus explicaciones maravillosas. Besos!!

  6. martolina permalink
    19 noviembre 2008 8:17 am

    Mollete con pringá, que cosa Gus! Mi idea de felicidad también anda en esas terracitas andaluzas o shiringuitos a pie de playa donde además de ponerme ciega de resto de pushero hecho puré, untado en ese pancito blando y tostado, aprendí a remontar una cometa roja no fa molts anys… Que buenos recuerdos de calorcito para una mañana tan fría en BCN!

    Divinos los pancitos.

    Besazo

  7. Ajonjoli permalink
    19 noviembre 2008 10:20 am

    La última vez que estuve en Sevilla nos tomamos un desayuno a base de unos bollos redondos untados con aceite y tomate picado, supongo que serían los famosos molletes. Me encantó lo de que en lugar de mantequilla te dieran tomate y aceite de oliva.
    Estupendos bollos, me parece lógico que siendo del sur lleven aceite de oliva, igual si dio mucho sabor lo que puedes hacer es sustituirlo por uno más suave en lugar de quitarlo ¿no?

  8. Eva permalink
    19 noviembre 2008 10:24 am

    Hola!
    Estos molletes tienes una pinta estupendísisma!
    Estoy de acuerdo contigo en eso de los aunténticos molletes son más planos.
    En toda málaga (provincia) es un placer sentarte en una terracita a desayunas tu café con leche y unos molletes con mantequilla u mermelada.

  9. audaciosus permalink
    19 noviembre 2008 12:15 pm

    epa!! esos ya me los tengo cataos en algún sitio que no me acuerdo de dónde…estoy, también, de acuerdo en que un poco menos de miga les iría bien, pero por lo demás parecen estar en su punto….lo de la pringá me fastidía un poco porque tenía prevista una similar, en fin ¡serafín! felicidades! hoy me sale de palabra para validar delfin (sin tilde) eso sí que son faltas de ortografía y no las de prica-ica

  10. Gusete permalink
    19 noviembre 2008 7:24 pm

    Carmen el tio quería comérselos todos, pero también le mola el rollo de “ayudar a papá a colocar los panes para su friki-afición”

    Qj tas pasao, resérvame el antológico para cuando los perfeccione. Y si, es verdad, manos ya había 🙂

    yo creo que son imprescindibles, y los bollitos ni te cuento. No son precisamente vegetarianos peeeero una vez (o cuatro) al año…

    Pachi como mola tu verano, tio ;D

    Salvia mil gracias, insisto en que son manifiestamente mejorables, asi que anímate con ellos 🙂

    Martoletina El rojo sobre esos cieos es muy evocador, casi demasiado. Tres años sin pisar mi Cai Gueno ya se me están haciendo eternos… Como me reclamabas poesía por otros lares, y hablando de esto de la pringá, toma esto que aparece en la web del GGG (atribuida, eso si, a Pepe Da Rosa, no precisamente un poeta de culto):
    “Otros platos al comerlos,
    te apabullan, te abotargan,
    te adormecen, te aletargan,
    o te dejan medio muerto,
    en cambio el puchero no,
    te da un poco de sudor,
    en después de la comida,
    pero se quita en seguida.
    Aunque hay que reconocer,
    y en eso nadie se mete,
    que después de un pucherazo,
    lo mejor es un colchonazo
    y levantarse a las siete.

    Ajonjoli, son esos bollos, desde luego. En Madrid los tienen en muchos sitis de desayuno pseudopijín, cn su tomatito y su aceite. No sé, no me saben igual, quizá sea que s distinto desayunar en el curro que de vacaciones 🙂

    Eva si, más planitos. Los cafés en Málaga (Santa Cristina, of course) son toda una institución. Nunca olvidaré el camarero del primer bar en el que entré a pedir un café. Me miró y me dijo -¿Zombra, nube o mitá? (traducido para guiris: solo, con leche o cortado)

    Au bandido, me alegra que te gustasen, lo que no he entendido es el mensaje críptico este de de la pringá me fastidía un poco porque tenía prevista una similar… ¿Pringá, donde, que voy corriendo?

    No se cómo lo hago, que siempre acabo escribiendo más en los comentarios que en las enradas. Abrazos y gracias a todos

  11. martolina permalink
    20 noviembre 2008 1:23 pm

    Jajaja Gusi, Pepe da Rosa! Anda que no pasé horas de infancia bailando -a mi manera- las sevillanas de “los cuatro detectives”.. te acuerdas? Robaron un camión de chirimoyas…aquí el teniente Kojak! (tararata tarararará tarará!)

    Un beso

  12. Gusete permalink
    20 noviembre 2008 5:20 pm

    Jajajajaja, siiii, como olvidarlo… Ni koja ni colombo ni maclau, que venga “banaché”

Trackbacks

  1. links for 2010-05-27
  2. Er Mollete, reloaded (definitivo) « Madrid Tiene Miga
  3. Molletes | islacrisblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: