Skip to content

Panic in (the streets of) Madrid!

10 julio 2014
by

Recuerdo de mi época universitaria que el novio de una amiga, al que hace tiempo no veíamos, se presentó de repente en una reunión de cuchipanda, presumiendo orondo de uniforme y casco, y nos soltó una frase mítica: “A que todos queríais ser bomberos de pequeños. Bueno, pues yo lo he conseguido”.

Panic5 a 600

Siguiendo el ejemplo de ese perseverante y loco fireman, el artista anteriormente conocido como Qjones hace tiempo se empeñó en llegar a desarrollar su propia idea de lo que tenía que ser una panadería. Probó diferentes fórmulas y, sin perder su objetivo, fue absorbiendo experiencia y perseverando en esa idea original, limando aristas y encontrando el foco, el fondo y la forma. Por fin, hace ya unos meses, nació Panic. Y creo que es de justicia que este blog, en el que Qjones nos enseñó sus criaturas más primigenias con su gusto siempre exquisito, rinda un pequeño homenaje al local que, en tan solo unos meses, se ha convertido en templo de peregrinación para muchos panarras madrileños.

Panic1 a 600En Panic se hace pan, se respira pan. Y se hace a carajo sacao. No hay muros que tapen inconfesables secretos. No hay cajas de cartón de origen dudoso. No hay muchas variedades de pan, tan solo 7, hechos con trigo, espelta y centeno. Todos con harinas ecológicas. Todos de masa madre. Y no hay muchos formatos, hogazas de kilo o palos que se venden al peso. Por no haber, no hay ni distintos grados de tostado. Todo el pan esta bien oscurito, y no es un capricho, es simple rendición al sabor del cereal. Solo los bizcochos, tan caseros como el pan, se elaboran fuera. Y en la gran mesa que preside la primera estancia, los afortunados que pillan plaza en los talleres aprenden a hacer ese pan, el que no tiene secretos, el mismo que se elabora en el obrador, ese que tuvimos que reaprender porque la tecnificación y la búsqueda de costes bajos nos robaron su esencia.

Panic3 a 600 Los que compartimos estas páginas con Qjones en sus días de aprendizaje repartimos nuestros sentimientos entre la admiración y la envidia, y nos sentimos raros ante el simple hecho de poder volver a comprar pan… Pero estoy seguro que todos coincidimos en desear a Panic el más largo y fructífero de los caminos.

Panic4 a 600

 (NOTA: Aunque imagino que los que aún seguís ahí detrás después de estos cada vez más largos silencios sabéis de sobra donde está Panic, para los despistados o neófitos os recuerdo que la dirección es Calle Conde Duque nº 13)
5 comentarios leave one →
  1. 10 julio 2014 9:36 pm

    Me encanta!!!! El pan es brutal.

  2. chabe permalink
    11 julio 2014 10:47 am

    Eso esperamos todos…. larga vida al proyecto de Panic, para poder seguir disfrutándolo y compartiéndolo….y como bien dices…envidiandolo.

  3. Rodri permalink
    11 julio 2014 3:21 pm

    Suerte a Pánic, aunque seguro que con esos panes no la necesita, y en cuanto me acerque por los mandriles visita obligada.

  4. 14 julio 2014 9:54 pm

    He sido testigo del buen trabajo de Javier y le deseo grandes momentos de felicidad con Panic. Y a ti Gusete, felicitarte por este buen detalle con él y por dar un poco de vida a este rincón que alguno como yo disfrutamos mucho con él, ojalá no lo abandonéis.

  5. 17 julio 2014 11:59 am

    Echo de menos mis largos chateos con vosotros, teorizando sobe todo: el pan y la vida. Pero os echo más de menos (a Javier y a ti) por este blog. Mi conversión al mundo panarra comenzó por este blog. Besos a los dos y seguid con vuestra maestría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: