Saltar al contenido

Jalá

18 diciembre 2011
de

A unas horas de emprender viaje a mi tierra, pongo el que casi con toda seguridad será el último post de este año. Está todavía en el horno mientras escribo y me lo llevaré para disfrutar con mi familia, aunque caerá un trocito mañana en un desayuno compartido.

Esta vez me ausento por un tiempo más prolongado y quiero desearos unas muy Felices Fiestas y mis mejores deseos para el Año Nuevo.  Gracias por vuestro compartir y por todas las aportaciones que habéis hecho a lo largo de este año, en los comentarios o por otros medios.

Un poco de historia sobre el Jalá

La palabra hebrea jalá es utilizada generalmente para los dos panes trenzados que forman la base de la comida de Shabat. Pero en su significado más básico, más bíblico y halájico, jalá es el trozo de masa que se separa y consagra tradicionalmente a Di-s cada vez que se hornea pan.

La Separación de Jalá es una de las 613 mitzvot (mandamientos Divinos) que constituyen el cuerpo y el alma de la vida judía. Llena de significado espiritual, es una de las tres principales mitzvot de la mujer judía y tiene un gran impacto en la mente y el corazón, en la casa y en la esencia del hogar de quien cumple con esta Mitzvá. Por cientos de generaciones, las mujeres judías a lo largo del mundo han cumplido con esta mitzváCuando el pueblo judío entró a la tierra de Israel, se le ordenó dar a los Cohanim, la tribu sacerdotal que servía en el Santo Templo, la “jalá” —una porción que debía ser separada de la masa cada vez que se horneaba pan.

Además de su función práctica como un regalo al Cohen, la mitzvá de “separar Jalá” tiene un profundo mensaje espiritual. La Jalá es la porción de Divinidad en el pan, en la vida. A través de Jala se demuestra la creencia de que todo el sustento proviene directamente de la mano de Di-s. No se puede utilizar la masa a menos que se haya separado Jalá, La Torá se refiere a Jalá como reishit —lo primero y lo mejor —de la masa.

 Las mujeres judías tradicionalmente hornean sus propias Jalot (panes para Shabat)

· La harina: se separa Jalá solo cuando la masa fue hecha con alguno de los cinco granos siguientes: trigo, centeno, cebada, avena o espelta.

· El líquido: Para poder recitar la bendición, el contenido líquido de la masa debe ser principalmente agua. Si la mayoría del contenido líquido no es agua (Por Ej.: aceite, huevos, miel, zumo de fruta, etc.), se debe separar jalá, pero sin recitar la bendición. Sin embargo, se debe agregar al menos una gota de agua al líquido.

· La masa: no se separa jalá de una mezcla dulce para galletas o torta que sea poco compacta (no obstante, si se separa cuando la mezcla es pesada como la de un babka).

· La cantidad: para poder separar jalá y recitar la bendición, la masa debe contener al menos 1 y 2/3 kilogramo de harina. Si la cantidad de harina es entre 1.230 a 1.666 kilogramos, la jalá se debe separar sin bendición. No separe jalá si la masa contiene menos de 1.230 kilogramos de harina.

La Jalá se separa después que la harina y el líquido han sido mezclados, mientras que la masa esté entera, antes que se haya dividido y formado en panes. Si la masa fue amasada en distintas tandas, junte todas en una sola fuente, y separe de una por todas ellas.

Separe un pedazo pequeño de masa, de aproximadamente 35 gramos, y diga: “Ésta es jalá.”

Hoy en día, se quema la jalá, en recuerdo de la ofrenda al Cohen.

(Información obtenida de Jabad.com)

La receta:

Masa de arranque:

35 grs. de masa madre al 100% recién refrescada

80 grs. de agua tibia

135 grs. de harina  de fuerza

Mezclar bien hasta obtener una masa homogénea y sin grumos, tapa y dejar reposar entre 8 y 12 horas.

Masa final

200 grs. de la masa de arranque

60 grs. de agua tibia

55 grs. de aceite

65 grs. de miel

8 grs. de sal

4 huevos ( 3 para la masa y uno para el acabado final)

400 grs. de harina de fuerza

Semillas de amapola (optativo)

Se baten los huevos, la miel, el agua, el aceite y la sal. (Un pequeño truco: medir primero el aceite y en el mismo cuenco medir la miel. Al quedar algo de aceite en el cuenco, hará que no se pegue la miel al cuenco)  Se le añade la masa de arranque y poco a poco la harina y amasar unos 10 minutos hasta obtener una masa lisa y con la textura de plastilina (la harina es orientativa. Recomiendo reservar una poca para añadir si es necesaria. Si de todas formas queda muy blanda, añadir algo más). Dejar reposar durante unas dos horas.

Dividir la masa a la mitad y cada mitad en seis trozos. Estirar y trenzar tal y como explica en el video. Dejar reposar las dos trenzas unas cinco horas, hasta que doble o triplique el tamaño.

Precalentar el horno a 180º y barnizar con el huevo las dos trenzas.  Esperar cinco minutos y volver a barnizar. Yo le he puesto por encima semillas de amapola(es optativo)

Dejar cocer durante unos 15 ó 20 minutos hasta que estén bien dorados.  Si es demasiado calor, poner papel de aluminio por encima y quizás sea conveniente que a media cocción se cambien las trenzas: la que está al fondo pasarla al principio para que se doren por igual.

Dejar enfriar en rejilla antes de disfrutarlas.


About these ads
12 comentarios leave one →
  1. 18 diciembre 2011 12:26 pm

    Peaso jala!!

  2. 18 diciembre 2011 8:12 pm

    Felices fiestas y que vuelvas pronto al post ;)

    • 15 marzo 2012 7:18 pm

      Gracias. He vuelto con más retraso de lo que esperaba, pero aquí estoy de nuevo :)

  3. 19 diciembre 2011 8:27 pm

    Pintón el de tu jalá y del Panettone ni comento (tanta historia con los refrescos de la masa madre me dejó alucinada!!Intimida un montón!) además de la interesante historia! Felices fiestas para tí y que disfrutes de la familia y tu tierra! Te esperamos a ver con que nos sorprendes el nuevo año!Un besazo

    • 15 marzo 2012 7:19 pm

      Gracias. Lo del Panettone parece muy complicado pero tal y como lo ha explicado Mónica sale estupendamente si sigues todos sus pasos y tu eres toda una experta panadera y cocinera :) Un besazo

  4. 22 diciembre 2011 12:12 pm

    Qué miga……..amasado a mano? Unas felices fiestas desde Quito! Paolo

    • 15 marzo 2012 7:20 pm

      Sí, amasado a mano, Paolo, Sentir la masa entre las manos y ver su evolución es una sensación única y maravillosa. Gracias por tu visita :)

  5. 24 diciembre 2011 5:24 am

    La jalá se separa después de haberse mezclado bien la harina y el líquido, mientras la masa todavía está entera, antes de que haya sido dividida y hecho los panes. Si la masa se ha amasado en varios lotes, combínelos todos en un solo bol.

  6. 5 febrero 2012 7:24 pm

    This is tipical madrid spain food??? ohh i´m hungry jejej

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 387 seguidores

%d personas les gusta esto: