Skip to content

Bagels II

16 noviembre 2011
by

El bagel o beigel en Yiddish, es un pan tradicional elaborado con harina de trigo con un agujero en el centro. Antes de ir al horno se cuece muy brevemente en agua, dando como resultado un pan con una corteja ligeramente crujiente.

En América del Norte los dos estilos más conocidos de bagel tradicionales,  son el de Montreal y el de Nueva York. El de Montreal emplea malta y huevo pero no sal, se cuece en agua aromatizada con miel antes de hornearse en un horno de leña y suele tener sésamo por encima. Por otra parte, el de Nueva York contiene sal y malta, y se cuece en agua antes de hacerse en un horno convencional. La textura y sabor son diferentes, siendo el de Montreal crujiente y algo más dulce y el de Nueva York, más esponjoso. Además del bagel normal, también se puede añadir por encima de la masa semillas, sésamo, comino, cebolla, sal gorda o todo al mismo tiempo.

El bagel , aunque se puede comer solo, lo más habitual es su empleo en bocadillo. Tradicionalmente se suele rellenar de crema de queso, salmón ahumado, tomate o cebolla.

Contrario a la leyenda común, el bagel no se creó en la forma de un estribo para conmemorar la victoria del rey de Polonia Jan II Sobieski los turcos otomanos en la En la batalla de Viena en 1683. El bagel fue inventado mucho antes, en Cracovia, Polonia, como un competidor al bubblik un pan delgado de harina de trigo diseñado para la Cuaresma Leo Rosten escribió en “Las Alegrías de Yidis1 ” que por primera vez se menciona la palabra “bajgiel” en el Reglamento de la Comunidad de Cracovia en 1610. Este reglamento declaró que un bagel se debería dar como regalo a una mujer en parto. En el medio del XVI y el principio de los siglos XVII, el “bajgiel” se convirtió en un elemento básico de la dieta nacional polaco. 

Posteriormente, el alimento se popularizó entre la comunidad judía a mediados del siglo XIX, cuando panaderías de Londres comenzaron a comercializarlos regularmente en tres unidades. Posteriormente, la emigración a America del Norte de ciudadanos europeos y judíos favoreció la implantación del alimento y su comercialización. (Extraído de la Wikipendia)

Con motivo de que en el Foro del Pan se ha elegido este pan como pan del mes, me he decidido a elaborarlos.  Aquí tenéis la receta y las múltiples adaptaciones de las dos recetas que  LaMaga ha puesto en el Foro y una galería de bagels, a cada cual mejor, que allí se exhiben por los foreros. En el hilo tenéis varios videos dónde se explica su formado.

Yo  he hecho la mitad de la  receta de J.  Hamelman añadiéndole una poco de masa madre (idea de MMF): Una esponja el día anterior de 200 grs. de harina con 200 grs. de agua y un gramo de levadura seca y 30 grs. de masa madre. Me mezclado toda la esponja con 260 grs. de harina de fuerza, 60 grs. de agua, 3 grs. de harina de malta, 9 grs. de sal y un gramo de levadura seca. Amasado 10 ó 15 minutos y reposar una hora ó dos horas,

Dividir la masa en porciones de unos 115 grs, hacer churros y alargarlos  en la mesa hasta que tengan unos 25cm de largo. Unir los cabos y meter las manos por los agujeros, rodándolos suavemente con las palmas. Retardar los bagels en la nevera unas 12 horas, bien cubiertos con plástico para que no se resequen.

Poner a hervir agua en una cazuela (unos dos o tres litros) con una cucharada de sirope de malta o azúcar. Hervir durante 45 segundos, con cuidado que no se toquen y meterlo en un bol preparado con agua helada durante unos 3 ó 4  minutos.

Mojar los bagels en semillas (amapola, sésamo o cebolla seca o sal gorda) Hornear a una temperatura de unos 260º durante unos 20-25 minutos hasta que estén dorados.

Seguro que los repetiréis.

18 comentarios leave one →
  1. 16 noviembre 2011 4:02 pm

    deliciosos los bagels para el desayuno, suelo hacerlos mucho. son estupendos!

    • Carmen permalink*
      16 noviembre 2011 5:39 pm

      Sí, lo son !. Gracias por tu visita y tu comentario :))

  2. 16 noviembre 2011 7:30 pm

    Qué buenos Carmen, y qué bonitos!
    A mí también me ha picado el Foro y los he hecho, casi igual que tú (con la receta de Hamelman), y también con la mitad de masa. El primer intento, de prueba; el segundo irá con masa madre o prefermento como los tuyos para que duren más, aunque la verdad es que se han terminado pronto😉
    Eso sí, me ha costado hacer una masa tan seca, me daban unas ganas de añadirle más agua… menos mal que no lo hice.
    B*

    • Carmen permalink*
      16 noviembre 2011 9:15 pm

      Gracias, epa!

      Ya los he visto y están geniales🙂 Yo, sin duda los repetiré, hay miles de posibilidades. Si que se terminan pronto, sí🙂 Deje uno para comprobar cuanto duraban y al tercer día estaba un poco duro pero al darle un poco de calor en la tostadora se quedó como el primer día.
      Besos🙂

  3. 16 noviembre 2011 8:07 pm

    Ays, estos los tengo yo pendientes!!

    • Carmen permalink*
      16 noviembre 2011 9:16 pm

      Pues debe ser el mes del bagel, porque lo he visto en muchos blogs. Tienes donde elegir :))
      besos

  4. 16 noviembre 2011 10:47 pm

    Hola Carmen,

    Que pinta tan maravillosa y además la historia que cuentas sobre ellos, nos pones en situación perfectamente.
    Sencillamente maravillosos.
    Besos
    JJ

    • Carmen permalink*
      17 noviembre 2011 8:48 am

      Muchas gracias por tu comentario. Me alegro que te hayan gustado🙂 Besos

  5. 17 noviembre 2011 2:24 am

    Lucen divinos!!🙂
    besitos,

    • Carmen permalink*
      17 noviembre 2011 8:48 am

      Gracias Hilmar,🙂 besos y gracias por tu visita

  6. Gusete permalink*
    17 noviembre 2011 2:26 pm

    Carmiña, estaba pensando yo cómo de cantarín sonaría decir “Bagel” con acento de Nigran… Bromas aparte, pinta estupenda. Reconozco que no son mi debilidad frente a otros panes, pro tu post hace que me plantee un ¿y-por-qué-no?😛 Besos

    • Carmen permalink*
      17 noviembre 2011 6:24 pm

      Con acento de Nigrán? qué curioso🙂 Con Nigrán tengo una vinculación muy especial pero mi pueblo de nacimiento es O Porriño. Eres “bruxo”? jajajaja . Los bagels tampoco son mi debilidad, pero después de hacerlos reconozco que tienen su gracia. :)) Seguro que dada tu maestría te saldrán de maravilla. Biquiños pra ti

  7. 17 noviembre 2011 5:27 pm

    Jo, yo también los tengo pendientes! y eso que cuando vivía en Inglaterra era adicta! No conocía la diferencia entre los de Montreal y los de Nueva York. Muy interesante todo!!

    • Carmen permalink*
      17 noviembre 2011 6:25 pm

      Gracias, guapísima. Pues a por ellos! seguro que te saldrán de muerte!! Besitos

  8. Atiras permalink
    19 noviembre 2011 10:41 am

    Carmen, la verdad es que tienen muy buena pinta. Tengo que admitir que cuando los he probado nunca les he pillado el punto, eso de que no absorban liquido (aceite, tomate restregado) me resulta muy raro. Pero lo stuyos me dan ganas de darles otra oportunidad

    • Carmen permalink*
      20 noviembre 2011 9:02 pm

      Gracias Atiras, Se te echa de menos🙂 Pues a mi me resultaron curiosos y los voy a repetir con más masa madre. Ya contaré Besitos

      • Atiras permalink
        26 noviembre 2011 3:37 pm

        gracias! vuelvo a tener horno! aun no me atrevo a empezar con el pan de nuevo pero es cuestion de tiempo;)

  9. Carmen permalink*
    27 noviembre 2011 10:51 am

    Te esperamos y que ese tiempo sea muy cortito🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: