Skip to content

Pitas perfectas (para una venganza)

11 enero 2009
by

Pop!

 

¿Chula, eh?
Vayamos por partes:

 

PRIMERO, LA RECETILLA (para los que prefieran obviar la literatura)

 

No hay misterios, y sería injusto quitarle el mérito, porque casi todo es suyo. Es una receta sacada del blog del Bureka Boy, concretamente esta. He usado levadura prensada en lugar de seca, he dejado más tiempo de fermentación primaria y he amasado con Thermomix. Lo demás, igualito. Traducción para la concurrencia:
  • 250 ml agua templada
  • 5 g de levadura prensada
  • 10 g de azúcar
  • Chorrito de aceite de oliva (opcional)
  • 5 g de sal
  • 375-400 g de harina.
  1. Encender el horno a toda pastilla. Olvidad la ecología y la crisis un ratillo, o no hagais pitas. Necesitan todo el calor del mundo.
  2. Se mezclan levadura, agua tíbia (25-30 ºC, no más) y azúcar, y se dejan conocerse durante 5 minutillos.
  3. Se añade el aceite (si procede), la sal y la harina. Se amasa bien durante 10 minutos (4 minutos de velocidad espiga en la Thermo). Se deja levar tranquila 45-60 minutillos. La masa es algo pegajosa.
  4. Se desgasifica, se hace una bola y se divide en 8 partes más o menos iguales (yo creo que podrían salir hasta 12 pitas pequeñas de esta masa, las 8 que salen tienen buen tamaño).
  5. Enharinar bastante la encimera y las bolas de masa, estirarlas formando círculos de medio centímetro de grosor más o menos.
  6. Hornear 4 minutos por un lado, dar la vuelta, 3 minutos por el otro. No hace falta vapor.
  7. Dejar enfriar un par de minutos, aplanar y guardar en un trapo algo húmedo hasta su consumo. Se secan muy deprisa.

 

AHORA, EL RELATO DE UNA VENGANZA LARGAMENTE PLANEADA

 

Hace un tiempo, empecé a ciberaprender esto del pan. En mi Olimpo particular de putos amos panaderos coloqué, como no, al gran Iban. Un poco a su izquierda estaba el Dios sobrero Audaciosus, al que asigné esta categoría dado el estilo chulesco y sobradete con el que adorna habitualmente sus peripecias panaderiles. No puedo evitarle, que quereis que os diga, el tio sabe un webo, pero me cae gordo.

 

Como soy un orgulloso recalcitrante, decidí que habría que superar a los maestros. El caso de Iban es difícil, hay que reconocer que este tipo juega en la división celestial. Pero con Au…era difícil, pero no imposible. Se trataba (no podía ser de otra forma) de encontrar su punto débil, y atacarle ahí, el día que menos se lo esperase.

 

La planificación fué dura: tuve que soportar sus regalos cuasicelestiales de manzanas y derivados, conservas, jabones y harinas, mientras me trataba con la condescendencia debida a un pequeño saltamontes, y demostrar una gratitud que no sentía ni de lejos; yo buscaba su talón, ese lugar recóndito por donde hincársela tan dulce como doblada. Y un día, lo encontré:las pitas, porque a este tío tan pofechional y preparao no se le levantan.

 

A fuerza de ser sinceros, debo deciros que a mi tampoco se me levantaban, pero ahí quedó el reto. Me encasqueté la BSO de Rocky en el aipod y empecé a pergueñar el Plan de Venganza Definitivo contra el Semidios Audaciosus (PLAVEDESEA), subdividido en varias unidades operativas:

 

1.- Operación atrae al pez hasta tu anzuelo: Me hice con una harina serrana de extraperlo moderno, adicionada con polvo de sirena panadera, que le obsequié en pequeña cantidad sabiendo que no podría resistir futuras tentaciones de mayor volumen.
2.- Operación conficonfi: Acudí a su territorio en compañía de mi vástago mayor, para que hiciese buenas migas con el orco (a la sazón una réplica del SemiDios, pero de edad prepúber). Mi hijo, a sus dos añitos, es un hipnotizador profesional, con una refinada técnica de toqueteo orejil.
3.- Operación logística y aprendizaje: Esperé a tener una harina que sabía no me fallaría, y aquí conté con la complicidad de la amiga Martola, que me hizo llegar un paquetito de la especial de Scezin. Al abrirlo, noté su ojo guiñado, como diciéndome “ahora o nunca”. Por otro lado, conseguí audiencia con el Dios Iban, al que no quise comunicarle mis planes, pero con el que departí sobre el misterio del pop! en el pan pita. Cito textualmente: Iban: “Horno. Pitas=horno, mucho horno. Grados es lo que hace falta , muchos grados, que se desate el infierno en el horno”. Así que ésta era la clave…
4.- Operación Hornea o revienta: Varias tandas de pitas para que en el día PLAVEDESEA nada fallase. Aquí debe introducirse el sonido del “aigüaniroll” de los Queen, presidiendo una escena de mi frente sudorosa, fundida con el interior de mi horno en donde vegeten unas plastas planas, fundida con mi cara de frustración, fundida con mi frente más sudorosa… Hasta que en el último fundido, la musica cesa coincidiendo con un sonoro POP, mientras la cámara se detiene en mi careto de absoluta satisfacción, y suena la inevitable carcajada de perturbado demoníaco.
5.- Operación ejecución PLAVEDESEA, nombre clave “The jaus for the guindou”: incluye invitación a mi casa a comer delicias norteafricanas, y derecho a llevarse toda la harina sirenoide que pueda acarrear:

Le retuve en la cocina, nos bebimos una botella de vino. Cuando le ví suficientemente relajado, y noté que mi horno iba a reventar de calor, metí un par de pitas, y le dejé ver como, en un plisplas, se hincharon cual barriga navideña. El momento de disfrute es indescriptible, sus ojos se salían de las órbitas. Solo acertaba a decir “que cabrón, que cabrón”, mientras me ayudaba a ir sacando del horno tanta tras tanda de esféricos triunfos. En fin, ha sido arduo, pero ha merecido la pena.

P.D. Espero que al resto de migueros no les importe mucho que utilice esta ventana para una broma personal, y espero que el semidios Au me siga dirigiendo la palabra (el tío se pensó que la harina era grátis…jajajaja).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

11 comentarios leave one →
  1. QJones permalink
    11 enero 2009 8:16 pm

    Jajajajaja!!! Buenísimo!!! ¡Qué bien contado!

  2. Ajonjoli permalink
    11 enero 2009 9:09 pm

    JAJAJAJAJAJA!!!!
    me ha encantado tu venganza. Me quito el sombrero, macho, que genial.

  3. Iban permalink
    12 enero 2009 9:23 am

    Lo que me he reído!!! Ya te voy a dar yo a ti olimpo de los diesel…jeje, qué bueno…pobre amigo audaz…lo imagino, con una lagrimilla recorriendole la mejilla, reflejada su imagen en el cristal del horno mientras suena música en plan “Love Story”…jeje

  4. Pachi permalink
    12 enero 2009 10:05 am

    Veo que la venganza a veces se sirve caliente, a mas de 250 grados!!!🙂

  5. audaciosus permalink
    12 enero 2009 10:38 am

    y tu también!! Bruto, hijo mío….dijo César mientras se tapaba con su toga para no ver los ojos de la venganza en los conspiradores…y, sí, efectivamente tengo un problema de erección con las pitas, no así con otras zonas eréctiles de mi castigada anatomía…si hubieras editado mejor la foto del cus-cus no se vería mi bragueta (lamentablemente a la derecha de la foto) ¿a que no sabes con qué sujeté la fuente para que no te tuvieras que agachar para dejar el testimonio de tu venganza? no subestines nunca a la parte obrera (que no sobrera) de tu olimpo particular; ya arreglaremos cuentas la ina, tú y yo -espero que no haya más implicados en la conspiración- y mientras tanto te mando un fuerte abrazo, la comida estuvo fantástica y la compañía mejor, procura ir culo en pared la próxima vez que nos veamos, queridito!! :))

  6. salvia permalink
    12 enero 2009 1:13 pm

    Ja ja ja ja!!!!! Me parto!!!! Me encanta!!!!!

  7. Mònica permalink
    12 enero 2009 1:57 pm

    Ahora que lo pienso, creo que se acerca lentamente otra venganza, jijiji. Es lo que tienen las harinas extranjeras,😉.

  8. elo-cocina permalink
    13 enero 2009 10:54 am

    Excelente blog.
    MI ENHORABUENA.

  9. Inmaculada (Adi) permalink
    13 enero 2009 2:45 pm

    Hola, no he podido más que reirme a todo trapo (de cocina) con tu relato, me parece que en este caso la venganza se ha servido mucho mejor que fría, caliente, más que caliente recién horneada… qué momento más sublime, no?
    A mi también me gustaría que alguien se vengara de mí haciéndome algunos pitas, pero por donde yo vivo el personal no se anima con esto del pan, no…¡¡¡ esto parece el reino del Pan Bimbo, merde…

  10. Carmen permalink
    16 enero 2009 4:43 pm

    ¡¡¡genial el relato, y las pita!!! Me he reido de lo lindo :))))

  11. jill permalink
    21 enero 2009 7:30 pm

    Tiene una pinta…… lo pruebo y te cuento!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: