Skip to content

El centeno entre el centeno

14 julio 2008
by

Mientras amasaba el pan me enfadaba.
Enfadarse con una masa es de tontos.
Pero era todo centeno.
250 grs. de masa madre de puro centeno.
250 grs. de agua.
Dos tipos de centeno: integral y blanco, hasta sobrepasar el kilo y beberse el agua.
La masa era seca y dura. Resistente. Peleona. Inflexible como un anciano ceñudo. Quejica como un niño maleducado.
Desde luego, no prometía nada bueno.
Fermentó solo, esquinado. Se esponjó contra su voluntad. Lo que él (porque era masculinamente tozudo) quería era convertirse en pedrusco. Macizo.
Impenetrable.
Pero la masa madre tenía la fuerza de convicción de las madres sabias.
No le hizo falta ni una palabra alta.
Le iba susurrando. Y yo no lo notaba.
Pidió el frío de la nevera para aumentar la soledad, y pasó la noche pensando en sus cosas. Dejando convencerse.
Y pasó la mañana en un banneton, después de un ligero revolcón en piñones.
Ahí empecé a sonreirle.
Y se hinchó, el cabrón.
Estaba tan fuerte que, en el horno, desafió al corte para enseñar su alma agujereada.

Nos lo zampamos con quesos de untar: uno portugués, primo de la Torta del Casar y dos bries, uno con trufa.
Qué gusto.

Soy Javier, y tengo tanta hambre que me voy a untar sobrasada mallorquina semipicante de cerdo negro en un pan moreno…

11 comentarios leave one →
  1. Rosa Ardá permalink
    14 julio 2008 7:05 pm

    Te aplaudo por el relato, impresionante, dura lo que tiene que durar, que bien lo describes todo. Tienes alma de poeta. Me ha encantado.
    BRILLANTE
    Rosa

  2. Rosa Ardá permalink
    14 julio 2008 9:05 pm

    Te aplaudo por el relato, impresionante, dura lo que tiene que durar, que bien lo describes todo. Tienes alma de poeta. Me ha encantado.
    BRILLANTE
    Rosa

  3. Carmen permalink
    14 julio 2008 8:14 pm

    Más aplausos de mi parte! Me ha hecho sonreir. Es una gozada leer tu receta. No me extraña que durase poco el pan :))) bueno, bueno!!

  4. Gusete permalink
    14 julio 2008 8:21 pm

    Con un par, precioso, si señor. No se que me gusta más, si la foto, la narrativa o la mezcla de olores que me has evocado con tanto queso y todo ese centeno. A mi me queda para llegar a la mayoría de edad de los de “centeno de pura espiga”.

    Joder, como mola lo de este blog!

  5. Pachi permalink
    15 julio 2008 5:44 am

    Tenemos redactor de lujo!!!! Entre el relato y la imagen que me queda de ese pan en rebanadas con la sobrasada…de 10!!!!

  6. Amalia permalink
    15 julio 2008 7:51 am

    ummmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm…..

  7. 15 julio 2008 11:59 am

    Ja ja
    muy bueno
    He disfrutado con todo
    Un abrazo

  8. salvia permalink
    15 julio 2008 2:51 pm

    Me gusta la foto del pan, el relato, que os lo comierais con queso untado (Diosssssssssss!!!!!!!, qué rico)Todo!!! Madre mia, cuando me saldrá a mi uno de estos??????? ESTUPENDO!!!!

  9. Blanca permalink
    18 julio 2008 12:29 pm

    Yo sí se qué me gusta más, la letra. La foto es buena, pero el relato és brutal… mi aplauso y, aunque no me ves, me he quitado el sombrero.

    Gracias

  10. Lucía permalink
    29 agosto 2012 10:17 pm

    Acabo de leer tu relato, y me ha parecido una gozada!!!

    Eres un trovador en el siglo XXI. Mi más sincera enhorabuena, por el pan, por las palabras y sobretodo por la degustación.

    Gracias.

  11. 11 octubre 2014 8:52 pm

    jaja, muy bueno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: